Se nos han quedado las películas pegadas a nuestras retinas, a veces oímos los tropecientos fantasmas que acarrean. Traslúcidas, sus imágenes dejan ver.




© Cinezine